A Rulito, sus vecinxs del edificio le pidieron que cantara en su balcón. Él les pidió a todxs que lo acompañen y miren lo que pasó.